Ayer hacía una noche fría en la periferia de Barcelona, de esas que te hacen pensar “¡Uff, qué pocas ganas…!”. Y con ese ánimo salimos Ana y yo de casa. Ya en Barcelona la temperatura era más agradable y la predisposición cambió.

Holywater y Bullitt nos habían citado a las 22h. Llegamos a la Sala Sidecar hacia las 21:45 y el ambiente era un poco frío: algo menos de 10 personas en la planta de calle y el acceso a la sala inferior aún cerrado. Decidimos tomar una cerveza, hacia la mitad de la cual yo ya me había puesto en situación y empezaba a repasar mentalmente las canciones de Wasteland, último disco de los de Lugo. Al rato abrieron el acceso a la sala de concierto, y tras la pequeña espera de rigor, sonaron los primeros acordes.

Bullitt Sidecar

Los primeros en saltar al ruedo fueron Bullitt presentando su nuevo disco So many ways, banda catalana de la que no teníamos ninguna referencia, salvo una escucha rápida a un par de temas antes del concierto. En cualquier caso, del centenar de personas que debía haber en la sala, gran parte parecían venir por ellos. Jugaban en casa y eso se notó en el calor de la gente. Por su parte, una buena dosis de guitarras con algunos temas con un sonido cercano a las bandas americanas de punk-rock de los 90, como Green Day o Bad Religion, y otros temas de corte más indie. Si bien el comienzo me resultó un poco flojo, hacia la mitad del concierto ya me habían convencido con temas cómo “Live Unafraid” o “See the Light”.

Richi HolywaterPero el plato fuerte de la noche aún estaba por venir. Si bien alguna gente abandonó la sala tras el concierto de Bullitt, durante el cambio de instrumentos se palpaba en el ambiente que algunos de los que quedaban eran incondicionales de la banda gallega. Y después de los primeros compases yo ya me había sumado a sus filas. Abrieron con un “Grow deaf with silence” apabullante, con una fuerza e intensidad desmedidas, y aguantaron el tipo durante todo el concierto. Aunque venía avisado de sus buenas artes en directo, en los últimos años no había visto a ningún grupo con semejante binomio de actitud y calidad. Richi, cantante, compositor y cabeza visible de la banda, se dejaba cuerpo y alma en cada canción. En fin, un festival para los sentidos. Quizás a alguien el concierto se le pudo hacer corto, pero la intensidad que transmiten sobre el escenario compensa de sobras y no deja lugar a dudas sobre su compromiso con el público.

Hoy las dos bandas repiten concierto en la Sala TZVR de Sant Feliu de Guixols, y después Holywater continuarán su gira con las siguientes paradas:

19 de abril – Córdoba – Sala Ambigú

20 de abril – Algeciras – Sala Farándula

26 de abril – Zaragoza – La Ley Seca

27 de abril – Huesca – Sala El Veintiuno

Si tenéis la oportunidad, id a verlos. Quizás, como a nosotros, os sacudan la desgana en una noche fría con su ración de rock desmedido.

Fotografías: Ana Palomanes