por-que-me-comprasteis-un-walkie-talkie-si-era-hijo-unico-¿Por qué me comprasteis un walkie-talkie si era hijo único?
Escrito por Santi Balmes e ilustrado por Ricardo Cavolo.
Principal de los Libros. 2012

Que Santi Balmes, autor de este libro, tiene un don para el noble arte de la escritura, es una verdad universal e irrefutable; basta con detenerse en las letras de las canciones de la banda que comanda para ver en él a una gran figura de la palabra. Ahora bien, que sea un gran autor de canciones no significa que  sea también un gran literato.

Una es muy fan de las canciones de este irónico catalán y por ello se ha enfrentado a la ardua tarea de leer su primera novela. Digo ardua porque aguantar 400 hojas de cuelgue universal no ha sido fácil.

Ya el título atisba lo que para mi gusto es una ida de olla muy grande,  una extensa novela en la que lo bizarro se mezcla con la realidad y con el particular drama familiar del protagonista, Fernando Obs.

Fernando Obs es un productor discográfico underground afincado en Barcelona. Él, junto a su hermano Austin, dirige su propio sello y no para de acumular fracasos. Una noche, Fernando, sentado en su bar de confianza,  ‘El Año Sacro’, conoce a un inquietante fan músico que le llevará hasta el psiquiatra con quien iniciará un nuevo proyecto.  El psiquiatra escuchará atónito la surrealista historia del padre de Fernando, Constancito Obs, un niño prodigio de la música que acumuló durante toda su vida mucha mala suerte aderezada con  desastres, infortunios y managers explotadores.

Junto a Fernando y al psiquiatra descubriremos los detalles de la vida de Constancito Obs, y nos enfrentaremos a una historia que es un auténtico drama, un drama que el autor disfraza muy bien gracias a las altas dosis de  humor e ironía que emplea.

Constancito Obs

La historia de Constancito está plagada de personajes bizarros e insolitos,  familias endogámicas, circos de freaks, niños nazis, extraterrestres, alemanas que coquetean con las drogas,  perros cantores y padres hombre rana son algunos de los personajes que acompañan a Constancito en esta historia.

Reconozco que no soy amiga de las historias tan surrealistas, el libro es divertido y entretenido, pero a veces es inevitable  emitir un “¿Pero qué me estás contando?” o un “¡Qué asco!”.  Hay veces que me he sorprendido a mí misma teniendo que cerrar el libro por no poder más con la historia y continuar con ella al día siguiente.

No voy a decir que no me ha gustado el libro, porque no es así, tan sólo me ha decepcionado por pensar que contendría  más dosis de realidad o porque quizás me esperaba otra cosa. Creo que hay que felicitar  al autor por su capacidad de imaginar; no creo que exista alguien con una capacidad semejante y en eso reside su genio como artista.  Amén de esta opinión reconozco en el libro una crítica contra las multinacionales de la música; durante todo el libro nuestro protagonista tendrá que vérselas contra una gigante discográfica que le aplastará y exprimirá hasta el fin de sus días.

Perdónenme las fans del músico, desde aquí estoy expresando mi opinión sobre su primera novela. Sé que Santi Balmes no es un artista al que le guste encasillarse y que probablemente  en su siguiente novela (si la hay) dará un giro completo y nos sorprenderá.