El hilo de la vida, Davide Cali y Serge Bloch.

El hilo de la vida es un libro que con pocas palabras y sencillasimage imágenes cuenta una historia universal, la del trayecto vital de cada uno de nosotros.
Desde que nacemos, esperamos, deseamos que ocurran cosas. Y así, crecemos mientras el tiempo va pasando y vemos sucederse las primaveras, sin mayores sobresaltos hasta que el amor aparece en nuestras vidas. El amor en mayúsculas, el que comienza con incertidumbre, pasa por dificultades y permite que la vida, en todos los aspectos, continúe y tenga sentido. Las diferentes etapas de la vida quedan reflejadas en este álbum.
Todo ello, narrado de un modo sencillo y emocionante, con un hilo rojo siempre presente en cada una de las páginas. Un hilo que tiene muchos significados y sólo uno. Y que siempre, siempre debe estar con nosotros.  Un hilo que es, sin duda, una metáfora de la fragilidad de la vida.
Las imágenes, a cargo de Serge Bloch, casi siempre sobre fondo blanco, son sencillos dibujos en blanco y negro. Sin embargo, la economía de medios no resta ni un ápice de expresividad a las ilustraciones, sino todo lo contrario. En ocasiones, apreciamos también la creación de efectos de relieve en algunas de las composiciones. Los gestos en las caras de los protagonistas están cuidados al detalle y, con apenas unas líneas aquí o allá, el ilustrador consigue reflejar una gama de sentimientos cargada de matices. Porque pasamos por tantos estados de ánimo a lo largo de nuestra existencia que resulta imposible resumirlos con un solo trazo.
Davide Cali (Suiza, 1972), responsable del texto (y que es también ilustrador) ha obtenido más de un premio a lo largo de su trayectoria poniendo voz a las imágenes de otros.
Serge Bloch (Francia, 1956), ilustrador. Ha trabajado como dibujante para varios periódicos estadounidenses y ha recibido, entre otros, el premio Bologna Ragazzi de la Feria Infantil del Libro de Bolonia.
El hilo de la vida, publicado por primera vez en nuestro país en 2006 gracias a Ediciones B, es un libro con el que disfrutar leyéndolo y, quizá más, regalándolo.