Quedamos con Jacobo Serra en el London Bar de Barcelona. Al verle entrar hay algo de su expresión corporal que nos da la sensación de encontrarnos ante un chico más bien tímido, pero rápidamente nos damos cuenta de nuestro error. Jacobo se muestra afable, divertido y sincero desde el primer minuto. Nos trasladamos a una de las mesas del fondo del garito y encendemos la grabadora.

 

Bueno, primero de todo… Nos ha chocado mucho que estudiaste derecho anglosajón, y es algo que no habíamos escuchado en la vida.

Es igual que el español pero… Iba a decir mejor, pero no, no es mejor. Es más pragmático. Se estudia en menos años. Se estudia en tres años, y aquí estudiamos cinco o seis.

¿Deriva del derecho romano también?

No, el derecho anglosajón no tiene nada que ver con el romano. No se parece mucho. De hecho, no se parece en nada. Yo estudié primero derecho en España, que es derecho clásico, el romano, el que evoluciona en la Edad Media. El derecho inglés es otra cosa, deriva de la Commonwealth.

¿Ejerces ahora?

Estoy colegiado y soy autónomo, pero me dedico más al inglés. Doy clases orientadas a negocios, hago algo de traducción… Bueno, sobrevivo un poco con eso.

¿Llegas a Reino Unido con la idea de hacer música o es algo que surge allí? ¿Cómo empieza todo?

Bueno, yo estaba estudiando y eso me dio cierta excusa para irme a Inglaterra. Tenía mucha ilusión por ir allí. Y como estaba estudiando, me dio cierta excusa para que mis padres me pagaran el viaje. Y luego allí hacía otras cosas. Pero desde que empecé a estudiar compaginaba música y derecho. Primero fui a vivir a Bristol y luego a Londres. Y empecé a tocar por allí, sobretodo en Open Mind.

Luego vemos que empiezas a hacer bolos por toda Europa: Roma, París…

Sí, desde Inglaterra viajaba a otros sitios, y ahora llevo un año y medio en Madrid. Estoy siempre a caballo de las dos ciudades, pero paso más tiempo en Madrid.

¿Y siempre que vas a Londres encuentras la oportunidad de tocar?

Siempre no, pero casi siempre. Ya hay un círculo de gente que conozco…

¿Tienes más público en UK que en España?

Hubo un momento en que sí, pero ahora tengo más en España. Pero hubo un momento en que allí tocaba muchísimo.

Jacobo-Serra-1024x680

Nos sorprende que tu EP, a pesar de toda esta experiencia en Reino Unido, a nivel de sonido es muy americano… Utilizas mucho el hammond, el pedal steel…

Es una influencia… No sé si conocéis a Madeliene Peyroux. Es una cantante americana que vivió en París muchos años. Hace unos discos de jazz íntimo, muy bonitos. Un poco como Billie Holiday, pero muy actual a la vez. Y hace discos así, con un sonido muy americano, muy yanqui, también con hammond, con… Y yo quería que sonara a algo parecido, con pedal steel, con una guitarra Martin con un sonido añejo, a madera…

¿Produces tú los temas?

Sí. El EP al final nos lo ha producido un amigo, Josu García, pero las demos y lo demás lo produzco yo.

¿Tienes banda fija?

Tengo una banda con los que he tocado varias veces en Madrid… Pero en realidad tengo varias bandas, porque van rotando…  Son músicos que tocan con gente grande, y al final siempre tengo que tener a un suplente de un suplente, por si acaso.

Bueno, al menos el tipo de música que haces te permite tocar tanto con banda como sin ella… No sé qué prefieres…

Tocar solo me da mucha libertad en dos sentidos. Primero a la hora de viajar, que no dependes de nadie. Luego en directo me permite hacer lo que yo quiera, parar, improvisar… Eso es algo que se me ha quedado mucho del estilo inglés. Realmente si pudiera permitírmelo tocaría con banda, pero al depender de favores no encuentro un sonido estable. Prefiero tocar con banda, aunque me encanta tocar solo… No sé.

¿Qué instrumentos tocas?

Toco muchísimos pero todos mal [Risas].  Toco la guitarra, el ukelele, el banjo, el banjolele, la mandolina… Y me gusta coleccionar cosas antiguas, y entonces tengo muchos instrumentos antiguos también…

Ahora has sacado el EP. ¿Tienes planeado sacar un disco de larga duración?

Por el momento no. Tengo más temas que estoy grabando, pero no sé si haremos otro EP, un disco largo… Depende un poco de los tiempos, porque ahora mismo cambia todo tan rápido…

¿Te planteas la autoedición?

Ahora mismo estoy haciéndolo con Peer Music, que me han sacado ellos el EP.

Como ahora mucha gente opta por vías alternativas, como sacar el disco por Internet…

No, yo estoy muy contento. No andamos sobrados, pero me traen a Barcelona, me tratan genial… No puedo quejarme.

¿Cómo te enfrentas al proceso de composición?

Para mí la música es un estado de ánimo. Es melodía, una emoción que se transmite, la musicalidad de la voz… Para mí las letras son secundarias. Yo compongo una melodía y es algo que no puedo describir con palabras. Si no escribiría un poema y ya está. Es una emoción musical. Y luego le pongo la letra hablando de temas que me interesan. Realmente la letra muy pocas veces tiene que ver con la emoción de la canción, con ese sentimiento inexplicable.

¿Vas a incluir algún tema instrumental en un próximo disco?

Tengo alguna canción instrumental hecha para cortometrajes. Y luego tengo otras a las que les he puesto voz, se la he quitado… Pero ahora mismo a todo le pongo letra. Mi instrumento fundamental es la voz.

¿Y has pensado en grabar en castellano?

No lo tengo pensado.

Hay muchos grupos que empiezan cantando en inglés y se pasan al castellano…

No sé hasta qué punto eso tiene que ver con ellos o con sus discográficas. No lo sé. Hay gente que acaba dándose cuenta de que lo que quiere decir lo dice mejor en inglés. Yo lo que quiero decir lo digo en inglés. Y no tengo sensación de hacerlo por nadie… Siempre escribo en inglés. Es mucho más adecuado para el estilo de música que yo hago. Hacer una canción en español con una estructura determinada es más difícil… Creo que más que las letras es el sonido.

Hay palabras en inglés que en castellano son difíciles de traducir…

Sí, hay emociones que se expresan en una sola palabra. En castellano, Góngora necesitaría 1.000… [Risas]

Y el idioma te abre ciertos mercados…

Claro, claro. Yo voy a Berlín y no tienen ni idea de que soy español.

Si buscan en Internet poco encontrarán. A nosotros nos ha pasado…

Ya, es que en España llevo sólo 3 meses promocionando el EP. En Internet hay muchos vídeos míos tocando en garitos. Y ahora hemos subido el videoclip…

¿Lo has hecho tú?

Sí, lo hice yo. No había dinero, así que tampoco había otra… Pero no me puedo quejar. Disfruté un montón haciéndolo, y luego lo veo en Sol Música o Los 40 Principales y digo… ¡Olé! Un amigo mío lo vio y dijo: “Menuda mierda, me podrías haber avisado”, y digo: “¡Ya, coño, pero es que soy yo!”. No tengo ninguna técnica, pero es la visión que tenía de la canción. Luego la gente se gasta el dinero en videoclips y no le gustan…

Antes nos has dicho que habías compuesto para algún cortometraje…

Sí, sobretodo para amigos que estudian en la escuela de cine. Por ejemplo con Pablo Alfaro, que es un pintor y cineasta, y de hecho conseguimos un par de premios, tanto por el corto como por la música. El corto estaba muy bien, era muy estético. Y él nos ha hecho la portada del EP, también.

Y el proceso de composición es diferente.

La música por encargo tiene gracia, porque claro, el artista se encuentra condicionado por otra obra que tiene que complementar, y claro, todo el esfuerzo se centra en eso. Es un proceso bonito.

¿Has probado con otras disciplinas aparte de la música?

De pequeño pintaba y jugaba al fútbol… Siempre digo que dejé el fútbol por la música [Risas].

 

Paramos para que Jacobo toque un tema con su ukelele, y después la conversación deriva en algo más que una entrevista, una charla entre personas que tienen intereses comunes en el mundo de la cultura. Algo más ameno, menos reproducible por escrito.

Salimos del London y nos dirigimos hacia la Sala Sidecar, donde Jacobo tiene programado un concierto para esa noche. Por el camino, mientras esquivamos turistas y taxis, nos toca otro tema con el ukelele por la calle. Y otro más en la Plaça Reial.

Jacobo-Serra-1-1024x680

A estas alturas ya nos ha demostrado las tablas que tiene, así que esperamos algo especial de su directo. Y no nos defrauda en absoluto. Además de los temas incluidos en su EP, nos presenta canciones en una linea diferente, con más fuerza, con una expresión vocal más contundente, menos naïf que su propuesta inicial. Quizás un camino para explorar en el futuro. Porque lo tiene, y mucho.

Fotografías: Javier Rodríguez