Presentamos una sección dedicada al manga, donde os hablaremos sobre las mejores series que podréis leer, sin olvidarnos de la animación, el cine, la videoconsola y de todo producto relacionado con este estilo de dibujo. Para empezar haremos una pequeña introducción al tema.

Japón tiene una de las industrias del cómic más importantes del mundo, que aglutina la mitad de las publicaciones del país con revistas que llegan a vender millones de ejemplares cada semana. La importancia que ha tomado en los últimos años se debe no sólo al aumento del hábito de lectura de la población, sino también a la gran influencia que está teniendo la animación basada en estas publicaciones, así como la gran cantidad de merchandising que se genera, dando gran publicidad a las series en todos los medios de comunicación y en todas las zonas comerciales.

Akihabara

El boom de los videojuegos también se ha visto beneficiado por la influencia del manga, basándose muchos de los títulos publicados en series, películas o sólo en el estilo de dibujo. Estos videojuegos consiguen dar al manga más notoriedad social, haciendo aumentar su público potencial y beneficiando al sector editorial.

La gran popularidad que tiene el manga y el anime entre la población japonesa no se limita a los jóvenes, ya que en Japón el cómic está pensado para todos los públicos. Se dividen las publicaciones por franjas de edad, habiendo manga infantil, para adolescentes y para hombres y mujeres adultos, además de los eróticos. Y a su vez dentro de estas divisiones por edades, encontramos las diferenciaciones por género, según la temática.

Manga_kanji

La palabra manga (漫画) en japonés está formada por los kanji 漫 (man), que significa informal y 画 (ga), que significa dibujo. Fuera de Japón, se utiliza esta palabra para referirse al cómic japonés y al autor de éste se le conoce como 漫画家 (mangaka), 家 (ka) es un sufijo que significa «que se dedica a~». Este 2012 la RAE introdujo por primera vez en el Diccionario de la Lengua Española la definición de manga como «Cómic de origen japonés» para la vigesimotercera edición del diccionario. Casos como este nos muestran como hoy en día el manga es un estilo de dibujo de éxito mundial y constituye una parte importantísima del mercado literario del país nipón tanto a nivel nacional como internacional. El manga abarca todos los géneros y llega a todos los públicos, motivando además adaptaciones a distintos formatos: películas de imagen real, videojuegos o series de animación también llamado anime.

Anime (abreviación de la transcripción japonesa de «animation») es el término que agrupa los dibujos animados de procedencia japonesa. En Japón el término se utiliza para referirse a la animación en general. El anime tradicionalmente es dibujado a mano, pero como la animación digital se ha vuelto común actualmente, esta se ha introducido también, principalmente en los escenarios y los fondos. Una pequeña cantidad del total de manga publicados en Japón suele convertirse en anime. Este se crea, usualmente, una vez que la serie ha tenido cierto éxito. Lo más normal es que las historias sean modificadas para hacerlas más comerciales o para cumplir con ciertas regulaciones de los canales de televisión. Normalmente el anime es el causante de que se haga más popular una serie y que a partir de ella se cree gran cantidad de merchandising, como pósteres, figuras, peluches, camisetas, y otros objetos relacionados con la serie.

shonen-jump-500x300

El estilo manga es muy distintivo, las viñetas y las páginas son típicamente leídas de derecha a izquierda al igual que la escritura tradicional japonesa. Una característica clara que se observa en este estilo es que a menudo tienen rasgos occidentales, como los ojos grandes. Los ojos grandes se han convertido en una característica permanente del manga y el anime desde los años 60 cuando Osamu Tezuka, creador de Astro Boy y considerado el padre del manga moderno —es conocido en Japón como el «Dios del manga»—, comenzó a dibujar de esa forma, imitando el estilo de las historietas de Disney. Tras su rendición en 1945, Japón entraría en una nueva era. El entretenimiento surgió como industria en respuesta a la necesidad psicológica al momento de crisis, hambre y extrema pobreza de la posguerra. Osamu Tezuka, fiel seguidor de los dibujos animados de Fleischer y Disney, creó su primera obra La nueva isla del tesoro, obra donde introdujo el estilo cinematográfico en viñetas. Su éxito le llevó a varias revistas donde publicaría toda clase de series de diversos géneros, siendo el pionero en establecer las diferencias temáticas del manga y siendo el ejemplo a seguir de la mayor parte de autores contemporáneos y posteriores.

(continuará) つづ く