Iris Scott finger painting

Iris Scott se pone los guantes de látex después de dejar su taza de café y no deja de mirar el lienzo aún vacío. Parece que hace muy buena mañana. Iris Scott no se moverá de allí hasta que caiga la noche, pero durante el proceso creativo bailará, cantará o se estirará, según convenga. Lo tiene todo listo, incluso radio Pandora, emisora de su ciudad, Seattle, pero nadie diría todavía que se va a poner a pintar.

Le faltan los pinceles. Descubrió que no le hacían falta para pintar en 2009, durante su huida a Taiwan, porque ya tenía 10 brochas versátiles y hábiles en las dos manos. Llevaba una licenciatura de profesora elemental en el brazo y una carga terrible de abominables augurios: “Me dijeron muchas, muchas veces desde que era pequeña, que ganarse la vida con el arte era imposible, así que me cubrí las espaldas con una carrera”. No le habría desagradado dedicarse a la enseñanza si no fuera enorme su impulso, lejanísimo ya, por dedicarse a la pintura.

Iris Scott finger painting

En esto, se le ocurrió a Iris Scott emigrar hacia un país donde el nivel de vida le permitiese dedicarse, con pocos recursos, a la tarea de pintar con horario completo. Eligió Taiwan. Fue allí donde descubrió que no le hacían ninguna falta los pinceles: “necesitaba un amarillo limpio aquella jornada, para las flores, pero todas mis brochas estaban manchadas de azul. Como me apetecía más seguir pintando que lavar las herramientas, prové a imprimir pequeñas correcciones con las puntas de mis dedos”.

Lo dijo para sí misma: “Uoh, aquí hay algo interesante”.

Se lo dijo ensimismada, “Uoh”, como si fuera una misma persona, la profesora y la alumna, como si fuera junto lo que tendría que ser por separado. Volvió a su ciudad tras unos meses de trabajo y de gozo con su nueva técnica. Un norteamericano siempre tiene una gran frase para un momento importante. La de Iris es de resolución: “Dios mío, esto es a lo que me quiero dedicar toda la vida”.

Iris Scott finger painting

Y a eso se dedica. Ha conquistado un estilo propio pintando con sus dedos, trazos de impresionismo a veces alucinados que traen a Van Gogh a la memoria. Pero ella no está desquiciada, está muy entera y con todas sus orejas, y lo que pierde en detalles por evitar los pinceles le ha sido devuelto en velocidad y quizás en juventud.

“Parece una niña enguarrando un lienzo”, se me ocurrió pensar cuando vi su proceso. Todavía no había visto el resultado y por ignorante me envalentoné. Podría haber dicho lo mismo de García Márquez: que era un niño mezclando letras a tontas y a locas, pero casualmente se ha formado Cien años de soledad.

Iris Scott finger painting

Iris Scott es además de pintora una viajera empedernida. Hemos charlado con ella mientras se da una vuelta por Nicaragua en busca de materiales y colores para sus próximos trabajos. Aunque expone en una pequeña galería de Washington, se ha dado a vender sus cuadros por internet. Y entre senderos, tubos de aceites crudos de texturas gruesas y jugosas, guantes de látex y tazas de café, el mundo de Iris se ha concentrado durante un tiempo en trasladarnos su visión.

Iris, notaste algún tipo de habilidad durante tu infancia…

Sí, en el primer grado, cuando tenía alrededor de 7 años. Empecé a dibujar y pintar con un estilo propio de un niño más mayor.

Te lo habrán preguntado muchas veces, ¿qué ventajas tiene pintar con los dedos?

Muchas. La primera, irónicamente, es la desventaja: los pequeños detalles son imposibles. La punta de un dedo es mucho más gordo que la punta de un pincel, pero he aprendido a aceptar esa limitación y ahora es mi mejor amigo. Los pequeños detalles son capaces de aborber mucho tiempo y energía al artista, por lo que ahora soy libre de eso. La segunda ventaja es que tengo más de un punto de contacto, así que puedo terminar muchos trazos de pintura a la vez.

¿Es posible que algún colega purista considere tu estilo poco profesional?

A decir verdad, he descubierto lo contrario de lo que comentas. Aquí en Seatltle estamos iniciando una pequeña escuela de pintura con los dedos. ¡Es una revolución de los medios del arte! Los estudiantes disfrutan naturalmente de la sensación de pintar con los dedos y la pintura impresionista demuestra un gran potencial para el óleo.

¿Cómo es el proceso creativo?

Las ideas sobre la pintura pueden sobrevenir en cualquier lugar, por lo que llevo siempre una cámara de fotos o un cuadernos de bocetos. En todo momento. Mis dos pasiones en la vida son el arte y los viajes, así que cada dos meses dejo Seattle y voy a la caza de nuevas ideas para pintar.

Ahora estoy de mochilera en Nicaragua, recogiendo nuevos conceptos y composiciones durante todo un mes. Hay muchos fotógrafos de viajes y escritores de viaje, pero ¿no hay ningún viajero que pinte con los dedos?

¿Qué le dirías a los artistas que buscan su propia expresión?

Mi sugerencia principal es que escuchen lo que otras personas consideran que son sus habilidades más notables en el arte. Luego que corran hacia esas habilidades y las desarrollen. No seais tercos en la creencia de que el arte es sólo un asunto personal, abrid la mente a las opiniones y deja de lado el ego para poder escuchar y mejorarte.

Los materiales de este arte son muy caros, así que a menos que puedas dedicarte a tiempo completo no se conseguirá desarrollar realmente la creatividad.

¿Qué artistas admiras?

Admiro realmente al artista moderno Cai Guo-Qiang por sus únicas y poderosas instalaciones, pero admiro más la pintura de Z. Z. Wei. Ambos artistas están vivos y con energía.

¿Desaparecen las galerías tradicionales?

Me temo que sí, que las las galerías desaparecerán a medida que más y más artistas vendan sus obras a coleccionistas a través de internet. Yo misma expongo en galerías, pero vendo on-line.

¿En qué punto comercial se encuentra hoy el Arte?

Creo que las ventas de arte continuarán creciendo en línea cada vez más, a la misma velocidad a la que se desarrollan las herramientas de internet. El arte se encuentra en un punto interesante en este momento: los artistas tienen una gran oportunidad para promocionarse de forma gratuita a través de vídeo virales.

¿A qué dificultades se enfrenta hoy un pintor profesional?

Convertirse en un pintor profesional es simplemente una cuestión de disciplina: enseñarse a sí mismo día a día y crear un gran cuerpo de trabajo. Cuanto más se crea, más mejoras y cuanto más mejoras, más se vende, y cuanto más se vende, mejores materiales compras, y cuanto mejores son tus suministros más vibrantes son tus creaciones. Haha.

Sugiero que los jóvenes vayan al sudeste asiático durante un año, como hice yo, simplemente para pintar día tras día y vender todo lo que pueda. El bajo coste de vida combinado con una fuerte ética de trabajo es esencial al principio. Para mí, inicialmente sólo se debe encontrar la manera de cubrir el costo de los suministros de vida y la pintura.

Gracias, Iris. Una más: la función del artistas es…

El propósito del pintor es revelar lo invisible.

Más información: Iris Scott