Texto: Annie M. G. Schmidt

Ilustraciones: Fiep Westendorp

Lucía Manchitas no consigue estar limpia más de media hora, por eso su madre decide encerrarla en su habitación junto a su perro Pegotes hasta que la visita que espera llegue y se vaya. Sin embargo, el plan de su madre no llegará a buen puerto y pronto Lucía tendrá una oportunidad de oro para escapar del cuarto y acabar con el aburrimiento: una escalera aparece al otro lado de la ventana, colocada allí por un pintor que va a comenzar su trabajo en la fachada de la casa. La ocasión la pintan calva: Lucía y Pegotes comienzan a bajar por ella sin que el pintor se dé cuenta de lo que ocurre y entonces el miedo del chucho desencadena el desastre. Un desastre muy divertido.

Esta aventura de Lucía Manchitas además de entretenernos y sacarnos la sonrisa, nos hace ver que por muchas cortapisas que pongamos a la esencia de alguien, su verdadero ser acaba siempre por salir a flote. Lucía no consigue estar limpia y por mucho que su madre la encierre, ya encontrará ella el modo de escabullirse… y mancharse otra vez.

Las ilustraciones que animan esta historia sobre un fondo blanco que nos sitúa en espacios muy diversos (la habitación de Lucía, la calle, el cuarto de baño…), nos muestran a los personajes y los objetos (los cubos con pintura, la bañera…) con una intencionada frontalidad. El paisaje no importa: Lucía, Pegotes, la madre de esta o el pintor ocupan las páginas con manchas de color recortadas sobre un fondo neutro en el que destacan las siluetas y las formas de unos personajes tremendamente expresivos.

Annie M.G. Schmidt (Países Bajos, 1911-1995) es la responsable del texto y una de las autoras más importantes de la literatura infantil. También escribió poemas, canciones, obras de teatro… Obtuvo el Premio Hans Christian Andersen en 1988. Otros textos de la autora como Un vikingo en el jardín (ediciones SM) sí que han sido publicados en España.

Las entrañables ilustraciones corren a cargo de Fiep Westendorp (Países Bajos, 1916-2004): publicista, diseñadora, ilustradora… Junto con Schmidt formó un equipo perfecto, trabajando juntas en el universo de la literatura infantil.

Lata de Sal es una editorial dedicada exclusivamente a la publicación de álbumes ilustrados. Con una edición cuidada hasta el más mínimo detalle (las guardas del libro, el texto del colofón…) nos brinda la oportunidad (gracias a su colección Vintage) de conocer grandes clásicos de esta literatura que nunca han sido publicados en nuestro país. Este es el caso de Lucía Manchitas, que también podemos leer en catalán y gallego. Una editorial a la que seguir la pista y que en su incipiente catálogo ya demuestra un gran acierto y criterio. Y eso que el equipo que la forma son dos gatos, mamíferos que cuentan con su propia colección en la editorial. Maullemos de alegría.