Decía siempre un profesor que tenía en el instituto que el infinito es un número muy grande. Si nos ceñimos a esa definición, No Man’s Sky debe ser el primer juego infinito de la historia.

Y eso es decir mucho sobre él y a la vez no decir nada. Mucho se ha hablado ya de sus 19 trillones de planetas, creados gracias a un sistema procedural, cada uno con su propia fauna y flora. Creo que todos estaríamos de acuerdo si dijéramos que ese ha sido su gran gancho comercial. Pero a partir de aquí, ¿Qué más sabemos de No Man’s Sky? Ahora, ya con unos días de juego a nuestras espaldas, podemos comentar algunas de sus virtudes y sus defectos.

La inmensidad

Como ya hemos comentado, No Man’s Sky es enorme. Tienes todo un universo para descubrir, con su fauna, su flora, su geología, sus habitantes, su historia… Un jugador meticuloso puede pasarse días sin moverse de un mismo planeta para conseguir descubrirlo a fondo.

Perderse vale la pena en No Man's Sky

Perderse vale la pena en No Man’s Sky

Esto, que para muchos puede ser apasionante, puede aburrir hasta la saciedad a otros. Es más, para algunos las cinco primeras horas de juego serán adictivas, pero a la larga la dinámica del juego se le hará repetitiva. Hay que tener claro que la propuesta del juego es esa: explorar, explorar, explorar y más explorar. Podemos encontrar algunas variantes que comentaremos más adelante, pero la base es esa.

Quizás el problema es que a la larga, el sistema procedural no acaba de proporcionarnos tanta diversidad como desearíamos. Personalmente, hemos echado en falta que los planetas tengan zonas climáticas (al menos polos), o encontrar más planetas muertos (desérticos, congelados, etc…) carentes de vida y fauna pero con recursos raros.

La historia

El juego te permite avanzar por ti mismo o seguir el camino del Atlas, una especie de guía galáctico que cuidará de que sigas el camino correcto. Elijas lo que elijas, hay una historia de fondo, un objetivo que debes cumplir: llegar al centro de la galaxia.

Además de este gran objetivo, teneos una serie de objetivos secundarios, una historia de fondo, que nos crea la sensación de que realmente estamos descubriendo el universo. Entre otros, podemos aprender la historia y la lengua de las distintas razas extraterrestres, o podemos hacernos negociantes y tratar de ganar dinero comprando y vendiendo recursos que nos permitan tener una nave o arma mejores.

Las ruinas nos permiten descubrir historias de la galaxia

Las ruinas nos permiten descubrir historias de la galaxia

Y si esto no fuera suficiente, siempre puedes crearte tu propia historia (como hemos hecho nosotros con nuestro diario). No hay nada más refrescante que revivir aquella sensación de cuando eras niño y te inventabas aventuras donde no las había.

Estos pequeños objetivos le dan al juego la profundidad necesaria para dejarnos enganchados durante horas a la pantalla.

La soledad

Este es un punto que ha abierto muchas discusiones en foros de Internet: el juego no tiene modo multijugador. Estás siempre tú sólo en la galaxia, no hay nadie más. En un principio el equipo de Hello Games comentó que, aunque el juego estaba diseñado para un sólo jugador, sería posible (aunque improbable) encontrarnos con otro usuario en el juego. Pero la primera semana de juego ha demostrado que eso no era así.

Los NPC serán nuestra única compañia

Los NPC serán nuestra única compañia

Quizás se agradecería un modo cooperativo para poder compartir la aventura con un amigo, aunque se entiende que ese no es el objetivo del juego, y que, con las mecánicas actuales, incluso esa posibilidad quizás no fuera del todo entretenida.

Sabemos que el equipo de Hello Games tiene pensado realizar distintas actualizaciones sobre el juego, y quizás este sea uno de los puntos que cambien con el tiempo. Lo veremos.

Los peligros

No hay muchas cosas que amenacen nuestra tranquilidad mientras recorremos la galaxia. Los planetas cuentan con unos guardianes mecánicos llamados centinelas, que intervendrán con mayor o menor agresividad contra nosotros dependiendo de lo agresivos que seamos nosotros con el entorno (o si intentamos saquear elementos preciados del planeta). En la mayoría de casos, basta con salir corriendo para esquivarlos, pero si optamos por defendernos, no nos supondrá ningún reto destruirlos.

Algunos animales serán también agresivos y nos atacarán al vernos cerca de su territorio. Y en el espacio podemos toparnos con piratas que quieran robarnos el cargamento de nuestra nave. Quizás estos últimos sean los más difíciles de derrotar, más por la dificultad de pilotar la nave que por su dureza.

Centinelas analizando nuestra actitud

Centinelas analizando nuestra actitud

En definitiva, difícilmente te verás claramente amenazado en algún momento de la partida a menos que decidas meterte en problemas deliberadamente (atacando un carguero espacial, por ejemplo).

De hecho, la mayor amenaza será que el juego se cuelgue o tu partida no cargue, ya que muchos jugadores han reportado que el juego falla constantementeHello Games ya está trabajando para mejorar sus errores, pero podría implementar también mejoras para aumentar la tensión de las partidas.

La calma

En resumen, este es un juego con el que pasar muchas horas explorando sin grandes complicaciones, solamente caminando de aquí para allá y descubriendo las diferentes especies de cada planeta, y buscando recursos raros para crear nuevas tecnologías o venderlos a buen precio.

En los próximos meses el juego recibirá algunas actualizaciones gratuitas (ya se han confirmado la inclusión de bases y cargueros espaciales), que irán dándole nuevas funcionalidades, así que habrá que estar atentos por ver como el juego evoluciona.

Para nosotros se ha convertido desde ya en uno de nuestros juegos favoritos de esta generación, pero hay que tener cuidado con recomendarlo, ya que es un juego que va dedicado a un nicho específico de jugadores. Si os gusta pasar horas buscando y paseando, este es vuestro juego, de lo contrario, encontraréis otras propuestas más interesantes en el catálogo de PS4.