Acompañado por el maestro Antoni-Olaf Sabater al piano y por una guitarra, reaparece uno de los artistas más polifacéticos de nuestro país, Pedro Ruiz, que actuará hasta el 27 de octubre en el emblemático teatro situado en el Paralelo de Barcelona. El ingenio y virtuosismo de este showman consiguen llegar al público a través de una mordaz crítica social que no dejará indiferente a nadie: “Ya conocen ustedes mi carácter”, menciona al inicio de la función.

Junto al piano y la guitarra aparece una pantalla que muestra el surrealismo en el que estamos inmersos, una situación delirante que salpica de lleno a la mayoría de personas. Durante el espectáculo, el término ‘crisis’ encuentra su sentido más completo en la canción “Los que viven del cordero”, de Franz Joham (1970). Por otra parte, se hace hincapié en la mentira en la que vivimos y en la que participan políticos, bancos, intereses, entre otros muchos egos que han ocasionado una vergonzante crisis económica y de valores.

Mientras tanto, los medios de comunicación bombardean la mente de los oprimidos y entre unos y otros nos tratan como “títeres, esclavos y obedientes”. “Ya está bien, hombre, ya está bien”. “Qué falta de respeto, qué falta de razón […]”.

Pedro Ruiz, quien, ante todo, se considera libre, hace un guiño de complicidad a la memoria de su madre recordando unas palabras suyas: “Yo soy libre porque lo decido yo, no porque usted me lo consienta”, a lo que el artista añade: “De ahí es de donde vengo yo”, “Comulgo del viento, me confieso al sol”.